Comparte tus obras de teatro con nuestra comunidad, conoce personas, gustos y actividades.

Registrate o conectate

El Show

Enviado por Hombre

Narrador: ¡Pase, pasen! Contemplen a nuestras estrellas, niños y niñas que al nacer fueron separados de sus padres, niños fantásticos, niños que algunos llamarían deformes, por ejemplo Timothy que con su tercer brazo es nuestro mejor jugador de beisbol, o también se encuentra Anita la niña con 4 ojos, dos de ellos miopes. ¿Quieren conocer más? Entren y los verán, son extraordinarios, ¡Extraordinarios!

El narrador sale de escena caminando extravagantemente, el telón se abre, estamos en los camerinos de los artistas, una música de circo se escucha en el fondo, de repente Anita y Timothy entran cansados, él se quita su tercer brazo y camina hacia la silla para sentarse, ella borra con un trapo uno de sus pares de ojos, luego de su bolsillo saca unos lentes para leer y se sienta.

Timothy (Gruñendo): Niños.

Anita: ¿Dijiste algo?

Timothy: ¡Nos volvió a llamar niños!

Anita: No te molestes es solo parte del show.

Timothy: ¡Somos adultos con enanismo! ¿Qué tipo de show necesita niños huérfanos para vender más entradas? Ni que la gente fuera tan morbosa.

Anita: De hecho sí son así de morbosos, por algo están pagando para ver gente deforme, ¿Cuál es la diferencia entre que el tipo diga que somos niños o adultos?

Timothy: ¿En serio no te molesta?

Anita: Solo quiero cobrar mi cheque para comprarme más libros.

El narrador entra en escena.

Narrador: Tenemos bastante gente afuera ¿Piensan trabajar esta noche?

Anita: No, yo no, solo la apertura por hoy.

Timothy: Yo tampoco.

Narrador: Tenemos 3 jaulas libres.

Anita: Xavier vino hoy, me imagino que quiere trabajo.

Xavier entra en escena corriendo.

Xavier: ¡Sí, yo necesito el trabajo señor!

Narrador: ¡Tú mal agradecido! ¿Dónde has estado?

Xavier: Lo siento jefe, es que mi mujer…

Narrador (Interrumpiendo): Está bien, no me cuentes toda tu vida, puedes entrar esta noche pero tú y yo tenemos que hablar. ¡Ahora, ve a ponerte tu cabeza!

Timothy: ¿Piensa despedirlo?

Narrador: Claro que no, con lo difícil que es encontrar enanos sin trabajo.

Anita: Y que se atrevan a trabajar en esto.

Narrador: ¿Qué quieres decir?

Timothy: No es como si este trabajo fuera completamente legal.

Narrador: Este tipo de negocios se hacen desde hace cientos de años.

Anita: Igual que la esclavitud.

Narrador: ¿Te gusta mucho hacer bromitas, no? ¿No te gustaría… ¡Quedarte sin este trabajo y ser payaso!?

El narrador sale molesto de escena.

Timothy: Un día te despedirá.

Anita: No, no lo hará, ya lo escuchaste “no es como si hubieran muchos enanos sin trabajo”.

Timothy: ¡Ves! A ti también te molesta la manera en que nos trata.

Anita: Algo… Lo normal, sólo que yo no renunciaría por eso.

Timothy: Yo tampoco, sólo que… Es molesto.

Anita: Trabajo es trabajo, hay que dejar de quejarnos… Estoy pensando en tomar una de las jaulas.

Timothy: ¿En serio? Pensé que estabas cansada.

Anita: Y algo enferma pero no me haría mal el dinero.

Timothy: Mejor vas y le dices antes de que encuentre a alguien más.

Anita se levanta, suspira y sale de escena caminando, unos segundos después entra Osvaldo.

Osvaldo: ¿No has visto mi cuerpo de cabra?

Timothy: No… ¿Cómo puedes perder un cuerpo de cabra?

Osvaldo: No sé, no sé, me lo quite para darme un baño y no recuerdo donde lo deje.

Timothy: Es la tercera vez que te pasa.

Osvaldo: Creo que alguien lo guardo para hacerme una broma.

Timothy: Entonces, no me extraña que nos llamen niños.

Osvaldo: ¿Lo hizo de nuevo?

Timothy: Yep.

Osvaldo: Deberíamos demandarlo por malos tratos.

Timothy: No podemos.

Osvaldo: ¿Por qué no?

Timothy: Nuestro trabajo es ilegal.

Osvaldo: Cierto… Debe haber algo que podamos hacer.

Timothy: No, no hay nad… Espera creo que se que hacer.

Osvaldo: Estaba jugando.

 

Timothy: No, ya lo decidí, haré algo contra esta injusticia.

Osvaldo: ¿Qué harás?

Timothy: Ahorita vengo, lo mejor es que te vayas si no quieres tener problemas.

Osvaldo: Timothy recuerda que esto también es trabajo.

Timothy sin hacerle caso se levanta y sale de escena algo apurado.

Osvaldo (Gritando): ¡Anita, Anita, Anita!

Anita regresa a escena corriendo.

Anita: ¿Qué pasó Osvaldo? ¿Por qué gritas?

Osvaldo: Es Timothy.

Anita: ¿Le pasó algo a Timothy?

Osvaldo: No, no, no, creo que va a hacer una tontería.

Anita: ¿Cómo está eso?

Osvaldo: Me dijo que haría algo para resolver la injusticia de este trabajo y luego se fue casi corriendo.

Anita: ¿Qué crees que vaya a hacer?

Osvaldo: No sé, no sé pero antes de irse me dijo que si no quería meterme en problemas que me fuera.

Anita: Ve corriendo por el narrador, dile que tenemos problemas.

Osvaldo: Ok, ok, ok.

Osvaldo sale de escena corriendo, se sienta en su silla y se acomoda de manera dramática, luego Osvaldo regresa casi arrastrando al narrador.

Narrador: ¿Qué diablos está sucediendo, Anita?

Anita: Me llamo Ana… Tomás por fin hará lo que siempre ha deseado.

Narrador: ¿De qué hablas?

Osvaldo: ¡Anita!

Anita: Ya solo era cuestión de tiempo, lleva meses quejándose de sus malos tratos.

 

Narrador: ¿Qué va a hacer Tomás?

Anita: ¿No lo adivina?

El Narrador se queda mudo por un momento, y luego como si recordara algo pone su mano en la frente.

Narrador: ¡Fuera todos! ¡Saquen a la gente de aquí! ¡Guarden las cosas!

Osvaldo: ¿Qué está pasando?

Timothy entra de nuevo en escena con un grupo de policías a sus espaldas.

Timothy: ¡Ese es el hombre que está llevando este negocio ilegal!

Policía: ¡Usted! Debe acompañarnos a la comisaria.

El narrador intenta correr pero uno de los policías lo atrapa y comienza a llevárselo.

Narrador: ¡Por tu culpa todos se quedarán sin trabajo! ¡Nos meterán a todos en la cárcel!

Un policía se acerca Anita, ella se para y muestra las manos para ser esposada.

Anita: Iremos a la cárcel pero al menos seremos libres de usted.

Timothy: Quizás ni siquiera vayamos, a lo mejor nos den libertad bajo fianza.

Osvaldo: Si así tiene que ser, yo también me entrego.

Policía: ¿Cuánto más de ustedes quedan?

Anita: Miles oficial, quedan miles de personas como nosotros que son despreciados por tener alguna deformidad y por ello tienen que aceptar un trabajo tan denigrante como este.

Timothy: Y no se moleste de buscar a más trabajadores, la mayoría al escuchar la sirena debieron haber salido corriendo.

Los policías sacan a todos de la escena.

FIN

    1. martina estossel - 11/4/13

      es bacan e encanta las amo a todas gracias

    2. gaby - 2/4/14

      estoy muy nerviosa por con esta obra de teatro el show voy a participar mañana en la escool deceen mucha suerte para k todo salga bien

    3. lalallalala - 3/13/14

      es extra largaaaaaaaaaaaaaaaaaa :/

    4. kendall - 3/24/14

      q padre la actuo mañana y tengo el papel de timothy

    Envia tu comentario

Cargando mas obras...